Ir al contenido principal

Del Final

El sol brillaba radiante sobre todo el lugar, ningún rincón podía escapar de su luz y calor, excepto aquel pequeño pedazo de pasto bajo las ramas de ese árbol, parecía que alguien había olvidado algo justo allí al pie del tronco de aquel majestuoso y gigantesco árbol, era como una gran bolsa de tela llena de algo en apariencia muy pesado, el viento la movía o hacia correr ondas por entre la bolsa de tela, pero las ondas eran acompasadas con ritmo extraño, por momentos temblaba, otras como si algo la hiciera estremecer y luego se distensionaba como si se desarmara por completo. Pero no era el viento quien lo movía, desde lo mas profundo se escuchaban los sollozos profundos y melancólicos... intentando ser callados, pero se escapaban gemidos de dolor, como si estuviera sufriendo con cada inhalación, como si se rompiera en cada latido, era como si estuviera conteniendo el llanto que presionaba por salir desde lo mas profundo. El ser allí acurrucado ocultaba su rostro con la manta, y con dificultad respiraba entre sollozos y gemidos, se abrazaba a si mismo, intentando permanecer unido. Pero la verdad era que los pedazos de su corazón estaba ya esparcidos por todo el lugar aunque nadie pudiera verlos.

De cerca, se podía apreciar la silueta de aquel cuerpo que se formaba por sobre la manta. Era una mujer delgada y pequeña quien se cubría con la manta y ocultaba su rosto, el sol no la tocaba y nada de aquel lugar podía tan solo calmarla, Permaneció por horas en aquel estado, pues todos ignoraban su presencia y más aun su estado. Su corazón estaba roto, y nadie podía juzgarla por aquello, eran solo los efectos secundarios de vivir. Entonces se incorporo, se sentó y arrollo la manta con sus manos, hurgo en un pequeño bolso que estaba bajo manta y extrajo un par de cosas, limpio su rostro pálido de descompuesto por el llanto, limpio el maquillaje que se había corrido a causa de las lagrimas, cerro los ojos y bajo los brazos del rostro, respiro profundo, como si cada actividad implicara un gran esfuerzo para ella, pero la verdad era que sobrevivir con el corazón destrozado implicaría mas esfuerzo que limpiarse el rostro, Volvió a inhalar y comenzó a recogerse el cabello, por entre su ropa alcanzaba a verse la silueta de su delgado cuerpo, mientras estiraba los brazos para acomodarse el cabello, cuando termino recogió sus cosas y aun estando sentada doblo la manta y la colgó en el asa de su bolso, se puso de pie, respiro profunda y lentamente y comenzó a caminar.

El sol estaba a sus espaldas y proyectaba la sombra de su cuerpo frente a ella, caminaba lento y pausado, arrastraba con ella el peso de ese corazón, ya no flotaba ni volaba como antes. Su rostro no reflejaba ninguna emoción mas allá de una profunda tristeza.

Me preguntaba... ¿Qué puede curar un corazón roto?

Entonces.... Él la toco...

Comentarios

Entradas populares de este blog

TENGO CASI 30 Y ESTA BIEN

Si, esta bien...

Esta bien...
Que no me haya casado,
Que no tenga hijos,
Que aun viva con mis padres,

Esta bien...
Que no tenga novio,
Que disfrute mimar mi gato
Que ame la música, las películas y la series

Esta bien...
Que sea una profesional dependiente
Que aun este acá sentada
Que trabaje para alguien

Esta bien...
Que me sienta sola
Que este abrumada
Que este triste

Esta bien...
Que no haya vivido lo que otros ya vivieron.
Que no viva mi vida como otros la viven.
Que no haya logrado lo que otros

Esta bien... Si, esta bien..

Esta bien,
Porque cada quien tiene su proceso de vida,
Porque tomamos decisiones diferentes,
Porque la felicidad tiene matices para cada uno.

Porque la vida es un camino individual,
Porque hemos venido a aprender,
Porque somos seres en construcción.

Porque puedes ser feliz con lo  que otros no,
Porque puedes amar otras cosas que otros no,
Porque puedes lograr las cosas en otros momentos.

Y esta bien...
Porque eres feliz y así eres tú.

HISTORIA DE ADAZ ** -- Aceptar La Realidad

Annaomy llego a casa con el celular en su mano y la cara completamente descompuesta. No caminaba, se arrastraba. cargaba consigo de nuevo el peso de un corazón roto. Verla ahí parada en la puerta completamente destrozada era perturbador; entonces él, la sombra que nos acompañaba desde hace una par de días, se levanto de su rincón sin pensarlo, cubrió a Annaomy con una manta que halo de la cama y la guió hasta recostarse en ella. Ana tomo el celular y por unos instantes leyó los mensajes que Annaomy había recibido, y creo que entendió perfectamente todas y cada una de las sensaciones de ella. A veces no es necesario una herida fisica para matar, las heridas emocionales pueden ser letales.

Ana me extendio el celular y lo coloco en frente de mi rostro, entonces me pregunto: -¿Por qué no sabíamos nada de esto? ¿hace cuánto sucedía esto y yo no lo sabía?

Permanecí en silencio, no tenia mucho que decir, entonces Annyta nos interrumpió, traía a Zosio en sus bracitos, lo coloco sobre la cama …

PERDÓNAME

* Publicado en Facebook el 24 de abril de 2014.

Perdóname... si he ofendido tu corazón;
por no ser como realmente quieres y deseas que fuera.
Perdóname... por todos los sufrimientos que te he causado;
por las decepciones que te he causado en la vida.
Perdóname... por pretender que me ames tanto
y más de lo que yo a ti.
Perdóname... por querer que me perdones;
por brindarte tantas desdichas en la vida.
Perdóname... por todas las tormentas que te he causado,
y todas las angustias.
Perdóname... por todas tus desilusiones;
por quererte tanto.
Perdóname... por pretender tenerte para mí;
por este egoísmo.
Perdóname... por todas las penurias que has pasado conmigo;
por querer cambiar para ti y en el intento fallarte.
Perdóname... por insistir tanto por tu amor,
por mi desesperación.
Perdóname... por quererte brindar lo mejor de mí
y desilusionarte al final.
Perdóname... por todas las veces que he llorado por tu amor.
Perdóname... como yo soy capaz de perdonarte.
Si me amas tanto, perdóname...